sábado, 15 de junio de 2013

Una visita de esas que generan vocación profesional


El pasado jueves, gracias al ofrecimiento de Marco G., padre de un alumno de mi centro, al que doy clase de Tecnología en 4º ESO, tuve el privilegio de disfrutar de una de las salidas escolares más chulas que recuerdo en mis 15 años como docente.
Estuvimos visitando las instalaciones que ADIF (Administración de Infraestructuras Ferroviarias) tiene en la estación de Madrid Chamartín. Como las clases en el mes de Junio acaban a las 13h y nos habían citado a las 15h en la estación, aprovechamos para comer juntos en un burguer (hacía tiempo que no me comía un Whopper), una oportunidad para estar con los alumnos de otra manera, y mejorar aún más nuestra buena relación.
Al grano. La visita estaba organizada en tres partes.

Sistema de cambio de anchura de vía 
La visita comenzó en un túnel en el que los trenes cambian ¡en tiempo real !, del ancho de vía europea al ancho de vía estrecha, sin parar. Se trata de un sistema de ingeniería española pionero en el mundo y que muchos países están viniendo a conocer. A grandes rasgos, y en palabras sencillas, para que sea comprensible: en poco más de 50 metros, y a una velocidad de unos 15km por hora, los vagones del tren son elevados unos centímetros y deslizan por una especie de raíles-patines (con aporte de agua en los raíles para disminuir el rozamiento), mientras la tracción del tren -las ruedas- baja también unos centímetros y adapta en ese recorrido el ancho del eje de las ruedas.

Aislamiento eléctrico.
Asimismo, a nivel eléctrico, también se hace el cambio automático de 25000 V de c.a. a 3000 V de c.c., con una zona de aislamiento eléctrico intermedio. Nos contaron cómo suben y bajan los pantógrafos durante esta operación. Tuvimos la suerte de ver en directo cómo un tren efectuaba esta maniobra. Resulta impresionante, y mejora sensiblemente la sensación de los viajeros al no tener que cambiar de tren ni esperar a que se haga este cambio de forma manual. Es una manera de mejorar el servicio. Los chicos (y yo) quedamos muy impresionados.
También nos explicaron cómo se comunican los trenes con el centro de control a través de radiofrecuencia y  a través de tecnología GSMR, de forma que los operadores de red saben en tiempo real dónde está cada tren en la red ferroviaria. Y por qué las catenarias se colocan en zig zag, para evitar que los pantógrafos se estropeen por rozamiento con la catenaria en el mismo punto del pantógrafo.


La segunda parte consistió en una visita a la caseta de obra del túnel que comunicará las estaciones de AVE en Chamartín y Atocha Renfe, un túnes que ya está terminado y en el que ha trabajado, entre otras, la empresa de ingeniería INECO.

El nuevo túnel (verde) transcurre en paralelo a otros túneles de
Renfe y cruzándose a diferentes alturas con otras líneas de metri
Nos explicaron cuál es el recorrido, cómo se montó y trabajó la tuneladora, todos los retos tecnológicos que tuvieron que superar para cruzar Madrid de lado a lado, bajo edificios, bajo la calle Serrano, y cruzándose con hasta 9 líneas de Metro.

Maqueta de la tuneladora.
Había una impresionante maqueta de la tuneladora, una auténtica industria andante, capaz de avanzar 2 metros por minuto horadando la tierra con un cilindro de 12 metros de diámetro, y colocando justo detrás las dovelas de hormigón que formarían el túnel. Nos mostraron también cómo colocan las vías, como tienen en cuenta la seguridad dentro del túnel, las salidas de emergencia, o cómo colocan un material plástico en el suelo para hacer que la plataforma por la que circulan los trenes sea más bajita y puedan entrar vehículos de emergencia si fuera necesario. Obsesionados por dar un buen servicio y por la seguridad de la instalación. Nuevamente impresionado. Podéis ver las fotos más abajo.

Video panel para control de la red de ferrocarriles de Madrid y alrededores.
Por último, la tercera parte de nuestro recorrido transcurrió por el Centro de Regulación y Control del Tráfico Ferroviario de Chamartín, dónde nos recibió el Subdirector de Operaciones de la zona Centro. Nos explicó, entro otras muchas cosas, que desde allí se controlan 4000 trenes diarios, gestionando dos millones de viajeros, cómo Renfe se fragmentó y se convirtió en Adif (para la gestión de infraestructuras) + Renfe (encargada de la movilidad de los viajeros). Esta claro que los trenes no pueden chocarse de frente ni alcanzarse, y nada puede fallar. Los trenes más modernos podrían ser telemandados sin necesidad de conductor. Cuando nos llevó a la sala de control quedé nuevamente admirado (literalmente me quedé con la boca abierta, vaya). Allí nos contaron cómo controlan toda la red desde una pantalla gigante de vídeo y un montón de puestos de control donde los operadores controlan diferentes tramos (manejando seis pantallas a la vez cada uno de ellos): distancias entre trenes, velocidades, temperatura de las ruedas (!!), que estas sean perfectamente circulares, calcular cuándo es el momento óptimo para que se pueda incorporar un tren de mayor velocidad o un tren de mercancías en un tramo concreto, los códigos de colores para saber el grado de ocupación de cada tramo....

Asombrados, y haciendo preguntas.
Un dato impresionante: por el llamado túnel de la risa, que comunica también Atocha y Chamartín para trenes de cercanías, hay momentos que circula un tren cada medio minuto. Entre el túnel de Recoletos y el reciente túnel de Sol, circulan cerca de 5700 convoyes semanales!!!. Otros tramos periféricos, como los trenes que llegan al Corredor del Henares o los que llegan a Móstoles, presentan circulaciones de alrededor de 2000 trenes semanales, según nos contaron. Impresionante, cuánto menos.
Desde allí se controlan también las subestaciones que alimentan con suficiente potencia eléctrica todos los trenes que están circulando a la vez. Esta red está duplicada, por si algo falla. Desde esta sala de mando tienen centralizadas muchas cosas, desde la circulación de trenes y la electrificación, como ya hemos comentado, hasta la señalización en la red, la información al viajero en cada tren, la energía aportada, las comunicaciones por fibra óptica... con un sistema llamado DaVinci (ese me suena). Todo un mundo de gente trabajando para los viajeros, controlando que viajemos seguros, puntuales y con rapidez. Cada semana, cada día, cada minuto.
Estas son todas las fotos que realizamos para documentar nuestra visita. Espero que las disfrutéis.




Esperamos poder repetir visitas como esta en el futuro. Son toda una oportunidad para generar vocación profesional técnica, y ver aplicaciones concretas de qué utilidad tiene lo que uno/a puede estudiar en carreras de ingeniería de cualquier tipo. Cuando yo era joven, con la edad de estos chicos más o menos, me llevaron a conocer la Central Nuclear de Trillo, y hoy soy ingeniero industrial eléctrico. ¿Tendría algo que ver aquella visita?
Realizar la visita con estos alumnos tan estupendos también me ayuda a mí a seguir aumentando mi pasión docente. La visita fue larga y con mucho calor, pero mereció mucho la pena. Y el personal de Adif nos trató de maravilla, con gran profesionalidad y de manera muy cercana. Encima nos hicieron un regalo, un bonito pisapapeles con la insignia que llevan los Jefes de Estación en su gorra. Gracias!!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips