domingo, 3 de noviembre de 2013

Las comunidades de Google +, una oportunidad para el aprendizaje


Son las recién llegadas al mundo de las redes sociales educativas. Se trata de las Comunidades Google +, un poco desconocidas. 

Este año he creado la primera con mis alumnos de 4º de ESO, y es una comunidad en la que vuelco recursos y tareas. Es una comunidad privada (de momento, la abriremos a final de curso, de momento no queremos "intrusos" ni graciosos), en la que estamos dos profesores y (en teoría) 34 alumnos. Solamente han aceptado la invitación 20. Les pedimos que entren, que publiquen también sus productos de aprendizaje y que comenten lo que les sugiera lo que allí esté publicado. De momento se muestran bastante reticentes, sin darle mucha importancia a la participación. Están a punto de ser amenazados con una "rúbrica" de comunidades de aprendizaje que se van a enterar. Como no es su red, la que está de moda, pues no la valoran. Ya me pasó en su día con Edmodo, e incluso con Twitter, hace tres años, cuando se la sugerí a mis alumnos de 4º de ESO de aquel entonces, y me confesaron que crearon una cuenta para poder hacer la tarea que les había encomendado (para que me callara y les dejara en paz, vaya). Ahora la usan casi todos. Por desgracia, no usarán esta nueva comunidad hasta que no tengan claro que participar en esta red es "parte de la nota" (que es lo que a fin de cuentas les interesa).

La idea con las comunidades de Google + es ir dejando huella digital de lo que vamos aprendiendo, no solamente los trabajos realizados, si no también puede servir para hacer autoevaluación y coevaluación entre compañeros. Para dar y recibir mucho feedback de su trabajo, generar debate, ayudar a mejorar lo elaborado.

Creo que es una red que también puede tener su potencial, como posible red de redes, en la que personas con intereses comunes escriben sobre un determinado tema o asignatura a modo de cursos online masivos, entre todos (MOOC). Google + permite que la red sea pública o privada, invitando a participar a contactos individuales o a círculos cerrados de contactos. Permite (a nivel técnico) incorporar enlaces, textos, fotos y álbumes de fotos, vídeos, eventos (que además permiten comentarios). Hacer hangouts de los miembros de la red, una especie de videollamadas entre múltiples personas al estilo Skype. Permite asimismo organizar las conversaciones en hilos que se van enlazando a través de los comentarios de unos y otros. Google pone #hastags a los enlaces, si lo considera oportuno. Se pueden configurar notificaciones de esa red para recibir correos electrónicos cuando hay actividad en la comunidad, lo cual puede generar interacción. Se pueden integrar (como es natural, al pertenecer todo a Google) de forma fácil, documentos de Google Drive, enlaces a Blogger, Youtube, Picasa... La comunidad tiene un buscador, por si hay un tiempo de inactividad largo y se quiere buscar algún mensaje o recurso dentro de ella. Por supuesto, admite +1's (equivalente al "Me gusta" de FB), mencionar a otros miembros de la comunidad...

Fuera de estas comunidades, y dentro de la red social de Google +, y si quisiéramos separar a alumnos por intereses, realidades personales, capacidades... podríamos contactar con ellos a través de círculos de contactos creados con estos criterios, y compartir determinados recursos con según qué alumnos/as. Es una manera de personalizar la educación. Algunos necesitarán ampliación y otros refuerzo educativo, a unos les puedes encargar un proyecto y a otros otro, y también puedes mostrarlo todo en una comunidad que compartan todos a la vez. 

No sé, yo creo que es potente, aunque hay que ser un profe muy organizado para poder llevar a cabo esto que estoy proponiendo. Y yo lo soy solamente en parte.

En este último mes les he pedido a los alumnos que trabajen sobre su manera de usar las redes sociales a través de la metodología PBL, y como clase se han organizado en grupos de 4 y se han repartido el trabajo, han elegido los temas y los formatos con los que iban a generar sus trabajos. 

Es importante abrir la escuela a su vida real, y compartir lo aprendido con otros. Otra cosa es que luego tomen algún tiempo para ver lo que sus compañeros han generado (ojalá no tuviéramos que forzarlo). Ahora estamos evaluándoles, están haciendo presentaciones orales (algunas bastante chulas), apoyadas audiovisualmente en lo que han preparado (prezis, glogsters, powtoons, nubes de palabras, encuestas y formularios...). Los criterios de evaluación que los profesores vamos a seguir están planteados en una rúbrica, que ellos mismos utilizan también para evaluar a sus compañeros a través de unos formularios de Google Drive, y para evaluarse a sí mismos; tendrán que dar buena cuenta de ello, volcándolo en la comunidad creada.

Un poco de reflexión y metacognición (hacerse conscientes de cómo aprenden) no está de más. Además, al estar trabajando en equipos, fomentamos la inclusión: tengo alumnos/as con algunas limitaciones cognitivas -y muchos dones alternativos-, e incluso algunos que ni siquiera hablan castellano. A sus compañeros no les queda más remedio que integrarlos y ayudarlos, pues el éxito de ellos es el éxito del grupo. 

Hemos ampliado un poco el tiempo de aprendizaje, pero creo que merece la pena. Pienso que es un modelo menos invasivo que otros como Facebook, ya que por ahora no incluye publicidad ni anuncios, ni propone otras tareas u otros entretenimientos que desvíen la atención de lo académico. La relación con el profesorado puede ser fluida y cercana, si ambas partes así lo decidimos. Y genera inteligencia colectiva, compartida, solidaridad entre los miembros. Estas comunidades de aprendizaje son una buena manera de crear equipo.

Bien utilizadas, las comunidades de aprendizaje pueden generar un trabajo colaborativo, significativo en el que los alumnos puedan ser los protagonistas de su propio aprendizaje, si ellos quieren. Se puede evaluar el proceso en el que están inmersos, hacer sugerencias de mejora de sus trabajos en el camino. Trabajar en estos círculos hace la cosa más democrática, creo, y pensaba yo, más participativa. Veo que por el momento me han dado calabazas. Ya digo que mi experiencia hasta ahora está siendo bastante discreta.

Por otro lado, mi red social por excelencia es Twitter, parte de mi PLE, como un día escribí en mi blog "Estoy en ello". Un lugar en el que hay muchos profesores, volcando su vocación, sus propuestas, sus proyectos, sus dudas, sus quejas, virtualizando y desvirtualizando compañeros, compartiendo emociones, exigiendo cambios, soñando una escuela mejor.

Incluso he tuiteado algún encuentro, como el año pasado el Encuentro de Buenas Prácticas TIC del CITA de Peñaranda (dentro de dos semanas volveré por allí), o algún encuentro de profesores de colegios mercedarios. Próximamente, desde Escuelas Católicas, he tenido la suerte de que me hayan pedido tuitear el próximo congreso de Innovación Educativa llamado "Congreso para una Escuela Creativa. Emprender, participar, dar sentido". Dentro de tres semanas, me hace mucha ilusión.

Esto es lo que escribí en su día, hace ya tiempo, a modo de introducción para mis alumnos de lo que podían hacer en twitter, cuando casi ninguno aún se había animado a usar esta red social (hoy en día, también es su red por excelencia -más allá del Whatsapp, su red de "cercanías"-):


Yo con twitter aprendo mucho, mucho, mucho. Es parte de mi Entorno Personal de Aprendizaje (ple). Hay mucha gente interesante ahí, compartiendo sus recursos, su forma de ser, sus dudas, su forma de enseñar y de aprender. Y otra gente diciendo que está ahí, y lo que hace en su vida. Y medios de comunicación transmitiendo casi en directo. Y grandes celebridades, o grandes anónimos.
Gente que está a la escucha, o que se comunica con otra gente, que anima o que regaña, que transmite sus emociones. Gente que se menciona, que se replica, que trina (tuitea). Gente que te sigue, gente a la que sigues. Gente a la que enviar mensajes directos, más discretos. Gente, mucha gente. Y muchos temas a tratar, etiquetas (#hashtags). Para crear tendencias (o no). Todo tiene que caberte en 140 caracteres, menos de un SMS, así que continuamente debes hacer un ejercicio de sintetización. Si tienes que usar enlaces, usa acortadores de URL's (yo uso Karmacrazy, Google Shortener, Bit.ly). Aunque se pueden hacer trampillas, como con Twextra, que te permite alargar el mensaje. Puedes subir enlaces a fotos y a vídeos (hay muchas herramientas en la Web 2.0 para ello, como twitpic, twitphoto, twitvid...).
Los "edutuiteros", los que más me aportan.  Profesores vocacionales y volcados en compartir. Son una de las piezas para mí mas importantes de la "twitesfera" (Aquí una lista pública en la que aparecen unos cuantos compartidores-innovadores)
Esta presentación nos lo explica un poco. Y da ideas para el aula. Gracias Raúl.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips