lunes, 10 de marzo de 2014

Me han publicado un artículo en Tiching sobre creatividad en el aula.





¿Y si le echamos un poco de creatividad en equipo?

Se define como “profesor siempre en prácticas”.  Dedicado a la docencia desde 1998 como profesor de tecnología, matemáticas e informática. Además es coordinador TIC y tutor en Secundaria.
Creatividad en equipo | Tiching

Desde que Sir Ken Robinson sacudió la escuela con su conocido vídeo “Las escuelas matan la creatividad”, algunos profesores nos sentimos interpelados a no seguir haciendo siempre lo mismo. Y tenemos cada día el reto de innovar y educar a nuestros niños y jóvenes con una metodología más allá de la tiza y la pizarra.
A veces me sorprendo en el aula cuando mis alumn@s me piden permiso para ser creativos; llevan tanto tiempo recibiendo pautas marcadas… Cuando les hago propuestas para que realicen trabajos sobre cualquier tema, y les doy libertad para elaborar en equipo el tipo de producto que ellos quieran quedan un tanto descolocados, no están acostumbrados a poder elegir esto. Prefieren formatos más convencionales, que no les obliguen a salir de su “zona de confort”. Últimamente suelo aportarles una rúbrica de evaluación, para que no se sientan tan perdidos y sepan en base a qué van a ser evaluados. Yo siempre les animo a ser muy visuales, incorporando mapas mentales, esquemas, nubes de palabras, imágenes, mapas conceptuales, dibujos explicativos y bocetos de sus ideas, diarios de trabajoY les hago pasar a los pobres por el filtro de la presentación oral.
Creo que debemos ayudar a los jóvenes a perder el miedo a afrontar con creatividad las tareas que les encomendamos, a animarles a creer que todos podemos ser creadores,asumir el reto de que  “para crear hay que creer” (Miguel Ángel Cornejo). Y los alumnos poco a poco pasan del pánico a la confianza en sí mismos, aceptan el reto, y lo suelen hacer muy bien.
¿Por qué nos conviene una escuela creativa y colaborativa?
  • Porque ayuda a mejorar la autoestima de los alumnos y a defender con confianza sus ideas.
  • Porque anima a los alumnos a viajar dentro de sí mismos.
  • Porque invita a atreverse a equivocarse, y a desdramatizar el error.
  • Porque genera espacios de colaboración y compromiso grupal, a defender argumentos ajenos, a tomar roles.
  • Porque facilita la resolución de problemas al analizarlos desde nuevos enfoques, incluso desde el humor, la inversión de ideas o el absurdo.
  • Porque estimula a asumir retos tipo “¿Por qué no?”, “Ojalá”, “Sí, y además…”, “¿Qué pasaría si?”.
  • Porque compromete a dar lo mejor de sí mismos.
Pobrecillos, les ha tocado un profe curioso, capaz de pedir a sus alumnos tareas que él mismo a veces no sabe hacer. Al que todo le interesa, y lo prueba con ellos. Un auténtico caradura. Ahora estamos probando los “Pechakuchas” ¿qué será eso?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips